Alan intenta cerrar el programa con una reflexión, pero Ezequiel se tienta de risa con los errores que comete.